Beim Bau des Roche Tower 2 in Basel, wurde mitunter mit dem Klettersystem Mac und der Wandschalung Mammut 350 gearbeitet.

Trabajo milimétrico de grandes dimensiones

Alguna que otra vez los hermanos menores superan en estatura a sus mayores. La Torre Roche Bau 1 de Basilea constituía hasta ahora el edificio de oficinas más alto de Suiza. Su hermana menor, la Torre Roche Bau 2, se encuentra en plena construcción y superará en altura a su predecesora.

Datos de importancia

  • Proyecto
    • Nuevo edificio de oficinas, Basilea, Suiza
  • Arquitectos
    • Herzog & de Meuron
  • Cliente
    • F. Hoffmann-La Roche AG
  • Constructora
    • ARGE Marti Roche Bau 2 (Marti AG Basilea y Marti AG Bauunternehmung Zürich)
  • Sistemas de MEVA
    •  Encofrado de muros Mammut 350
    • Encofrado para losas MevaDec
    • Marco soporte STB 450
    • Sistema de apuntalamiento MEP
    • Sistema autotrepante MAC
    • Sistema trepante de seguridad guiado MGS
  • Planificación y asesoría
    • MEVA Schalungs-Systeme AG, Seon, Suiza

 

Aufbau des Klettersystem MAC.

Planificación y trabajos previos para la construcción del edificio más alto de Suiza

Con sus 50 plantas, la nueva obra alcanzará una altura de aproximadamente 205 m, convirtiéndose así en el primer edificio suizo que supere los 200 metros de altura. Si bien con 30 m x 60 m su superficie es menor a la de la Bau 1, es 30 metros más alta que aquella. Esto hace que el nuevo edificio luzca más espigado.

Profesionalismo que convence
La planificación y ejecución de la obra gruesa y del encofrado trepante fue asumida en trabajo conjunto por MEVA y su asociada Marti AG. La constructora suiza Marti AG ya había apostado por los extraordinarios sistemas de encofrado y el profesionalismo de MEVA para la construcción del Bau 1. Tras adquirir experiencia específica en aquel proyecto, los ingenieros de MEVA sabían a lo que debían prestar atención en el Bau 2, realizando una planificación detallada con conceptos inteligentes para la nueva licitación y satisfaciendo a plenitud a los asociados comerciales de tantos años. 


Nuevos desafíos
El desafío logístico que significaron las obras de grandes dimensiones en el centro de la ciudad, exigió que en ambos proyectos se empleara encofrado autotrepante. Tras haberse trabajado en el Bau 1 simultáneamente en dos núcleos, en el Bau 2 se trabajó aplicando un proceso similar. "El lobby divide el núcleo, de manera que es necesario trabajar paralelamente con dos sistemas trepantes", explica el Sr. Volker Götz, ingeniero de MEVA a cargo del proyecto. "Esto nos permite ahorrar mucho tiempo, lo que supone una ventaja". Ya en el Bau 1 fue necesario planificar detalladamente todos los sistemas de encofrado para poder cumplir con el calendario previsto.  Y puesto que se obtuvo resultados muy satisfactorios, se encomendó a MEVA el nuevo proyecto. Así pues, los expertos de encofrado aplicaron la experiencia obtenida para hacer frente a nuevos y diferentes desafíos estructurales. 

Debajo de la torre
Primeramente, se excavaron 20 metros para dar lugar a tres sótanos. Tras la primera excavación se vació una losa de cimentación a la altura del segundo sótano dejando una abertura circular. Este marco reforzado sirvió posteriormente para rigidizar la excavación. Paso seguido se realizó el tercer sótano aplicando el método de corte y cobertura. El trabajo de excavación del tercer sótano se preparó insertando soportes de acero en el terreno a través de pilotes de cimentación. Estos soportes de acero sostuvieron el marco circular reforzado durante los trabajos en el tercer sótano. Preparativos en el tercer sótano
Para preparar los núcleos del edificio, se integró primeramente en el tercer sótano un núcleo de ascensores en la placa de cimentación de 2,5 m de grosor. Por haberse integrado las pozas, la placa tiene un grosor de 4,25 m en este lugar. Para que los ascensores a instalarse posteriormente dispusieran de espacio, había que tomar en cuenta con mucha precisión la geometría de los núcleos. Al mismo tiempo se inició la entrega de los marcos soporte, así como del encofrado de muros Mammut 350

Maniobrando en la estrecha excavación
Para encofrar los muros de 7,9 m de altura se planificó el uso del marco soporte STB 450 y del encofrado de muros Mammut 350 de gran superficie, realizándose dos incrementos. Ya que los muros exteriores se encontraban debajo del marco reforzado y no era posible desplazar el encofrado mediante grúas, se utilizaron marcos de soporte sobre ruedas. Además, los soportes de acero mencionados anteriormente no permitían disponer de mucho espacio para maniobrar. El marco soporte STB 450 se caracteriza por su reducida profundidad de solamente 2,45 m, lo que permite trabajar con él en espacios reducidos. Los husillos para carretilla que se usan hacen que la construcción presente un ancho mayor. Para, a pesar de ello, poder maniobrar en la estrecha excavación, MEVA apostó por nuevos husillos de menor distancia al encofrado. "Fue verdaderamente un trabajo milimétrico de grandes dimensiones", afirma el Sr. Armin Looser, aparejador en la obra. "Los ingenieros de MEVA han tomado en cuenta todos los factores en el cálculo y en la ejecución, de manera que ahora podemos trabajar sin dificultades". Así pues, debajo del marco reforzado pudimos vaciar concreto en ciclos de 10 m de longitud. A tal fin se utilizaron respectivamente cuatro boquillas de llenado. Paso seguido, los obreros de la obra pasaron a compactar el concreto utilizando vibradores neumáticos externos. 

Anclaje desde fuera
Tras concluirse los muros exteriores del tercer sótano, se pasó a revestir los soportes de acero. Los pilares de concreto armado con una sección de hasta un metro cuadrado se vaciaron también con el encofrado para muros Mammut 350. Debido a los soportes de acero interiores, se decidió unir el encofrado a partir de los bordes externos con rieles de alineación y abrazaderas de columnas. 

Nuevas dimensiones
Los dos núcleos del edificio pudieron construirse con alturas de 3,80 m de manera convencional con Mammut 350. Fue necesario tener en cuenta la geometría angulada de las innumerables pozas ya que, además de tres escaleras y un total de 16 ascensores, los núcleos del edificio albergan diversos conductos de suministro. Gracias a las nuevas herramientas de planificación de que disponen, los ingenieros de encofrado de MEVA aplicaron una solución simple y precisa para la confección de planos detallados de encofrado. Los planos se diseñaron en su mayor parte en forma tridimensional para mejorar su comprensión, pues en un plano tridimensional se pueden representar mejor los factores de complejidad. Las secciones constructivas pueden representarse plásticamente y ser visualizadas desde diferentes ángulos. Por ejemplo, en una unión de muros en T no se puede usar el punto de anclaje superior, haciendo necesaria una estabilización con rieles de alineación. Las piezas del sistema que son más bien pequeñas, tales como anclaje o rieles de alineación, se planifican de manera precisa para impedir deformaciones. La ventaja de un modelo tridimensional es que basta pulsar un botón para confeccionar planes bidimensionales y listados de piezas. "Precisamente en el caso de núcleos con 2.200 m² de encofrado, esto supuso un enorme alivio para nuestros técnicos", expresa complacido Volker Götz. "Trabajamos de manera particularmente precisa y eficiente. Esto revierte en ventajas para nuestros clientes, pues estamos en capacidad de confeccionar muy rápidamente los planos y también de realizar modificaciones sin mayores complicaciones". Gracias a las vistas tridimensionales, los responsables de la empresa F. Hoffmann-La Roche AG pudieron hacerse una idea precisa de los trabajos en la obra sin necesidad de disponer de conocimientos específicos acerca de encofrados. Así pues, el trabajo integral de planificación contribuye no solamente a que la obra avance sin dificultades sino que también facilita la comunicación entre las partes involucradas.

Sistema trepante a la medida
Sobre el núcleo del edificio, que se encofró de manera convencional, había que instalar con precisión el sistema autotrepante MAC. Puesto que el sistema autotrepante y los componentes hidráulicos se planifican individualmente para cada proyecto, los colaboradores de MEVA prepararon el sistema MAC en planta. Se confeccionaron alrededor de 100 plataformas según las exigencias específicas de la obra Roche Bau 2. Sobre todo había que prestar atención a adaptar los soportes, las vigas y los cilindros a las medidas deseadas, de manera que su montaje se realice sin problemas en la obra. Este es un servicio que MEVA ofrece para que el cliente pueda utilizar el complejo encofrado trepante en lo posible de manera simple y eficiente. De esta manera bastaron solamente cuatro semanas para concluir la instalación del sistema trepante MAC en la obra.  

Logística inteligente
Casí a diario partieron dos camiones de la central de MEVA en Haiterbach para entregar las partes del sistema autotrepante. Gracias a la estupenda preparación, las plataformas listas pudieron izarse directamente del remolque tras su llegada a Basilea. Esto permitió instalar directamente el sistema MAC, evitándose así ocupar valioso espacio en la estrecha excavación para un almacenamiento temporal. "Los trabajadores de la obra ya conocían los sistemas de MEVA", explica el aparejador Armin Looser. "Muchos de ellos ya habían participado en la Bau 1 y conocían los procesos de montaje. Esto contribuyó a que no hubiera tiempos de inactividad. Gracias al apoyo de MEVA el montaje y la utilización del sistema MAC fueron muy fluidos". 

Encofrado flexible para losas
El sistema trepante se puso en funcionamiento en el tercer sótano y pudo traspasar la abertura del marco circular reforzado. Esta abertura habría de cerrarse posteriormente. Debido a la altura de 8,5 m, Marti AG apostó por el sistema de apuntalamiento modular MEP para apuntalar el encofrado de la losa. El sistema, conjuntamente con el encofrado flexible para losas MevaDec, se adaptó a las superficies exigidas con cruces diagonales ajustables. Si, debido a un cambio de dirección de las vigas principales, la separación entre puntales no corresponde a las medidas de los marcos MEP, se utilizan las cruces diagonales para efectuar la rigidización necesaria. Gracias a los cabezales descendentes sin pin se puede utilizar el encofrado para losas MevaDec de manera rápida y sencilla, pudiéndose montar desde arriba implementando un sistema anticaídas o, desde abajo, desde una plataforma de trabajo del sistema de apuntalamiento MEP. Al mismo tiempo, el cabezal descendente de MevaDec permite el desencofrado temprano pues permite bajar 19 cm las vigas principales y secundarias del sistema de encofrado para losas. De esta manera se puede volver a utilizar el encofrado para losas antes de lo normal, optimizándose el requerimiento de material. 

Alzándose desde el suelo
Los marcos soporte se pudieron desplazar con grúa en el segundo sótano, ya que para este nivel aún no se había vaciado la losa. Los muros exteriores del primer sótano se encofrarán a dos caras para antes que se pueda proceder rellenar la excavación. A comienzos del 2019 el nuevo edificio comenzará a alzarse desde el nivel tierra. Es entonces que el sistema trepante de seguridad guiado MGS y el sistema MAC con sus plataformas de trabajo cerradas garantizarán máxima seguridad. En el próximo número de VistaEncofrados seguiremos informando acerca del avance de la obra.

Schalungen in kombination mit Stützbock und Bewehrungen im Hintergrund.
Technische Abbildung von Wandschalung Mammut 350 mit Sicherheitssystem.
Zeichnung von Betoniervorgang mit Wandschalung Mammut 350 mit Sicherheitssystem.